Los neandertales son una especie humana extinta, de anatomía muy característica y ámbito cultural inscrito mayoritariamente en el Paleolítico Medio, que vivió en el intervalo comprendido entre hace unos 300.000 y 28.000 años, momento en el que desaparecieron. Sus principales características físicas se encuentran en su complexión fornida y elevada robustez esquelética, con grandes crestas óseas para la inserción de potentes músculos (Rosas, 2010). No eran excesivamente altos, con un promedio de estatura masculina en torno a 170 cm y el femenino en torno a 160 cm (Arsuaga y Martínez, 2001) y con un peso de aproximadamente 85 kg para los individuos masculinos. Su capacidad encefálica promedio estaba en torno a 1.518 ± 169 cm3. En cuanto a su biología, cabe mencionar que su desarrollo era más rápido que el de los Homo sapiens (Smith et al., 2007; 2010). Su metabolismo era relativamente elevado, si se compara con un estándar de humano actual (Rosas, 2010).

Imagen
Recreación de un Neandertal. Museo de la Evolución Humana (Burgos, España).
Foto: Marta Menacho. (Retales de Ciencia).

Centrándonos en el desarrollo postnatal de los neandertales se ha comprobado recientemente que el tamaño del cerebro de un recién nacido rondaría un volumen de 400 cm3 (Ponce de León et al., 2008), por lo que según lo antes mencionado, los neandertales tienen que incrementar en más de 1.000 cm3 su tamaño cerebral antes de la erupción del primer molar, momento en el que el cerebro deja de crecer (Rosas, 2010).
Diversos estudios (Smith et al., 2007) han revelado un desarrollo dental más rápido en neandertales que en H. sapiens, por poner un ejemplo, algunos neandertales tenían el segundo molar emergido a los 8 años mientras que en humanos modernos, este evento no sucede hasta los 10-13 años (Brothwell, 1981). Ante esto, cabe suponer que la maduración sexual en individuos neandertales aparecería antes que en nuestra especie, y serían adultos desde un punto de vista biológico a los 15 años. Sus fases de desarrollo, por tanto, ocurrían en menor tiempo que en los humanos actuales (Rosas, 2010).

Texto adaptado del Proyecto Fin de Carrera de Marta Menacho (2012) “Estimación de la edad de muerte en restos neandertales de El Sidrón (Asturias) mediante métodos de histomorfometría”. Universidad Autónoma de Madrid y Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC.

Bibliografía.

Arsuaga J, y Martínez I. (2001). La especie elegida.. Madrid: Temas de Hoy.

Brothwell, D. R. (1981). Digging up bones. Cornell University Press. Londres. 196 pp.

Ponce de León, MS., Golovanova, L., Doronichev, V., Romanova, G., Akazawa, T.,
Kondo, O., Ishida,H.,  Zollikofer, CPE. (2008). Neanderthal brain size at birth provides insights into the evolution of human life history. Preceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America. 105(37): 13764–13768.

Rosas A. (2010). Los neandertales. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas: Los Libros de la Catarata.

Smith, T. S., Toussaint, M., Reid, D. J., Olejniczak, A. J., Hublin, J.J. (2007). Rapid dental development in a Middle Paleolithic Belgian Neanderthal. Preceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 104 (51): 20220-20225.

Smith T, Tafforeauc P, Reidd D, Pouech J, Lazzarib V, Zermenoa J, Guatelli-Steinbergf D, Olejniczakb A, Hoffmang A, Radovcic J et al. . (2010). Dental evidence for ontogenetic differences between modern humans and Neanderthals. Proceedings of the National Academy of Sciences.

Anuncios