Cuando escucho que la ciencia es aburrida siempre pienso que el que habla no tiene ni idea o ha tenido la mala suerte de no leer libros interesantes de divulgación científica. Lo cierto es que hay bastante desinterés por parte de las editoriales, que no se esfuerzan demasiado en publicar libros que solo interesan a “frikis” de la ciencia. Pues es un error. Lo bueno es que de vez en cuando encuentras libros divertidos y útiles. Como este que nos ocupa.

De focas daltónicas y alces borrachos, de Jörg Zittlau, es una muestra de cómo mezclar humor y ciencia, y que el resultado sea brillante. Es un compendio organizado de historias sobre especies animales que debieron haberse extinguido por sus defectos de diseño pero que aquí siguen con nosotros como por arte de magia. Animales que poseen características raras cuya ventaja evolutiva es (de momento) desconocida.

El título ya da pistas. ¿Focas daltónicas? Pues sí amigos, resulta que la retina de los mamíferos marinos no tiene receptores capaces de identificar las tonalidades del color azul!! Bueno, y si el azul no lo ven, ¿Qué hacen en el océano? Pues ni idea, como bien dice Zittlau, es como si entrases con gafas de sol en una discoteca, vamos que no ves nada de nada, lo cual no parece una gran ventaja. Vivir en un ambiente en el que no puedes ver gran cosa no parece una gran idea… ¿Qué color perciben? Pues si hubiese dependido de Edith Piaf, el rosa, ya se sabe. Pero no. Solo ven en color verde. ¡El verde!. Lo cual tiene gracia teniendo en cuenta el lugar que habitan, ¿no?.

Os cuento otra pero no más, que la gracia está en que os leais el libro (no me pagan por hacer publicidad, que conste) ;-).

¿Sabéis la frase típica de “el tamaño importa”, verdad?. Bueno, resulta que hay un pato, el Oxyura vittata o Zambullidor de pico azul, que tiene un pene de unos treinta y pico centímetros que cuando está erecto llega a cuareinta y tantos. Con forma de sacacorchos y con púas. Toma ya. Hay una posible explicación para la morfología y es que así pueda expulsar el semen de otros machos que previamente hayan copulado con la hembra. Pero lo de la desmesurada longitud sigue sin explicación oficial. ¿Cual es la ventaja evolutiva? Porque con ese tamaño les es difícil mantener el equilibrio, aterrizar con eficacia, etc. Así que como no sea para fardar…los biólogos siguen sin saberlo con exactitud. Misterios de la madre naturaleza, tan sabia y compleja ella.

Y así todo el libro. Relatos cortos de un montón de curiosos animales cuya existencia no deja indiferentes a los biólogos ni a cualquiera interesado en la evolución animal. Os animo a que le echéis un ojo. También me parece muy recomendable como recurso didáctico en las clases de biología (no universitaria, aunque nunca está de más poner un poco de humor a la ciencia de alto nivel) para explicar términos como evolución, selección natural…y demás conceptos biológicamente incomprensibles a cierta edad.

Libro: De focas daltónicas y alces borrachos.
Autor: Jörg Zittlau
Editorial: Planeta

Anuncios